Todo el mundo debería tener un blog

Tienes algo único que contar al mundo.

Todos tenemos algo único que podríamos compartir

Cuando voy en autobús o de copiloto en el coche a última hora de la tarde, siempre me quedo mirando a la gente que pasea por la calle, o las luces que se encienden y apagan en los edificios. Entonces comienzo a pensar en cómo será la vida de todas esas personas. ¿Cuáles serán sus pasiones? ¿Serán felices? ¿Cuántas personas vivirán por cada una de las luces que se enciende en cada edificio?

Creo que son diálogos internos que todos hemos tenido al menos alguna vez ¿no? Si no es así, por favor, pasadme el teléfono de un terapeuta.

Y  siempre llego a la misma conclusión: todo el mundo debería tener un blog, a modo de cuaderno de viaje, donde poder volcar sus ideales, sus pasiones, sus inquietudes, sus conocimiento. Todos podemos aprender siempre de la persona que tenemos delante o de la que está detrás de un post. Y todos tenemos algo único que podríamos compartir con el mundo.

Los objetivos de un blog pueden ser muy distintos y todos son igualmente válidos. Puede que quieras utilizar tu blog como herramienta para promocionarte como profesional. Puede que el objetivo sea crear una comunidad en torno a tu negocio donde poder interactuar con tus clientes y que te sirva como herramienta de captación/fidelización. O puede que simplemente quieras que sea tu altavoz para hablar de aquello que más te apasiona. O que más te indigna.

Pánico escénico con la preapertura del blog

Cuando decidimos arrancar con este blog, nos entraron dudas existenciales sobre si sabríamos transmitir nuestros mensajes y consejos sobre marketing online, si tendríamos lectores, sí le interesaría a alguien lo que contamos y nuestra manera de contarlo. Y un largo etcétera.

Desde nuestro punto de vista, todo esto es normal, pero lo que importa es que hay empezar y dejar las preguntas para cuando realmente se planteen.

Si me hubiera dejado llevar por todas estas dudas, la parálisis por análisis y el síndrome del emprendedor, nunca hubiera nacido “Soyisabelromero.com”.

Qué puedo contar en mi blog

Habla de aquello que te apasione, aunque sean cajitas de música y pienses que es algo insignificante. Piensa que aunque eres único, seguro que por el mundo hay otras personas únicas con tus mismas aficiones o interesadas en las cajitas de música.

Si tu blog es tu pasión, te costará muchísimo menos dedicarle tiempo. Tu blog no será un trabajo, será un placer. Y como el objetivo es que tu relación con tu blog  sea duradera esto es algo muy importante que no debes perder de vista.

Usa tu blog cómo currículum o carta de presentación

Cada día crece el número de blogs en Internet, mientras los currículums en papel, los de toda la vida, se han ido quedando obsoletos a los ojos de las empresas.

La competencia a la hora de buscar trabajo ha aumentado considerablemente y ya no basta con que tú mismo digas lo preparado que estás, lo tienes que demostrar. Y en esta misión tu blog puede ser tu mejor aliado, tu mejor carta de presentación.

Con centenares,  en realidad miles, de currículums acumulándose en las mesas y en las bandejas de entrada de los departamentos de Recursos Humanos de las empresas, al final lo que importa es: primero, conseguir captar la atención y segundo, demostrar lo que haces y cómo lo haces.

Pongámonos en la piel de un jefe de Recursos Humanos, que recibe un sobre con un código QR, que le dirige al blog de un candidato a un puesto de trabajo en concreto. ¿Le tomaría más en cuenta que a otro candidato que se ha limitado a listar su formación y su experiencia profesional en su currículum?

 Un blog reivindicativo

Seguramente existe una causa por la que quieras luchar, algo que te indigna y quieres comunicar al mundo. Crear una comunidad donde poder compartir tus inquietudes y fomentar el debate con otras personas que puedan tener similares inquietudes es otra razón igualmente válida para tener un blog.

 Usa tu blog como cuaderno de viaje

Un blog es una manera de tomarte un café contigo mismo, es un momento de reflexión, tú delante de la pantalla del ordenador, hablando de aquello que te gusta. No siempre, en medio de la vorágine diaria, nos dedicamos el tiempo que tocaría a nosotros mismos. Y ya solo por esto merece la pena tener un blog.

“el ser humano es extraordinario”

Ya tengo ganas de leer tu blog…

Puede que también te interese:

3 comentarios

  • AniMayo 10 junio, 2013   Responder →

    Un blog es la parte escrita de la mente: dejamos que todo y todos nos vean tal y como queramos que lo hagan.
    Y sí: todo el mundo debería tener un blog 😛

  • Mjosé 10 junio, 2013   Responder →

    Muy motivador. Estoy pensando en abrirme un blog y todo.

Deja un comentario