Qué hace que un contenido sea viral

LA RECETA DE LA VIRALIDAD...

Existen grandes preguntas universales sin resolver: ¿quiénes somos? ¿a dónde vamos? ¿de dónde venimos? y ¿cuándo es viral un vídeo o un contenido? Aunque para las tres primeras cuestiones no tengamos la respuesta, quizá sobre la cuarta podamos arrojar un poquito de luz 😉

¿Cuándo se considera viral un vídeo o contenido?

En términos generales, se considera que algo es viral cuando su popularidad es manifiesta, cuando se habla de ello tanto dentro como fuera de la Red, cuando se propaga como la pólvora, cuando llega más allá de un público determinado y cuando no se sabe dónde está el límite.

Realmente no existen unos criterios predeterminados para estipular cuándo un vídeo o contenido ya se puede considerar viral. No hay un baremo universal y la única respuesta, por cierto muy usada en el campo del marketing, sería “depende”. Pero lo que sí podemos es hacer es definir nuestros propios objetivos de viralidad en función de los resultados que queramos obtener y de acuerdo a nuestras posibilidades.

No somos Coca Cola y no tenemos un presupuesto ilimitado y un súper equipo de creativos detrás pero algo podemos hacer 😉

¿Cómo medir la viralidad de un contenido?

Configura tus objetivos: determina objetivos medibles y realistas. Si tu comunidad de seguidores está integrada por 100 personas no esperes impactar a más de 100.000 personas (aunque si tu campaña es muy buena podrías alcanzarlos; imposible no es). Lo mejor sería fijar un objetivo más real y multiplicar a tu comunidad por 3.

También puedes trazar un objetivo que vaya, no en relación al número de veces que se comparta el contenido, sino al aumento de tus fans o followers.

Cómo puedo hacer para viralizar mi vídeo o contenido

Usa todos los canales a tu alcance: la viralidad, para que empiece, hay que provocarla. Si realmente queremos aumentar la viralidad de nuestros conternidos o vídeos, tendremos que promocionarlos adecuadamente y compartirlos en todas nuestras redes sociales. Algo no se convertirá en viral si, primero, no tendemos todos los puentes para que ocurra. No esperes que nadie venga a llamar a tu puerta, ábrela y comparte.

  • SEOptimízate: si tu contenido aparece en los primeros puestos de Google tendrás mayor número de papeletas para que los usuarios entren y, si les gusta, lo compartan. Destina una partida de tu presupuesto (o reserva tiempo y esfuerzo) para SEOptimizarte.
  • No te olvides del boca-oreja: no separes tanto el mundo online del offline. Muchos de los vídeos más virales han sido recomendados por amigos en conversaciones en bares, en el entorno de trabajo, en la familia… Habla de tus contenidos, invita a tus amigos a que te den su opinión y a que compartan.
  • Crea algo innovador: la creatividad hará que seas diferente; recuerda que siempre hay otra manera de hacer las cosas. Hoy en día tenemos muchos estímulos y lo que se repite cansa. Crear algo diferente, original y con personalidad ayudará a que la gente se fije en ti y en lo que quieres compartir. Ésta es sin duda la mejor baza para que algo se convierta en viral.

Cómo nace la viralidad

La transmisión debe ser como un virus, si has visto alguna película de Zombies esto te sonará.

Primeros infectados: El virus de la viralidad comienza en un foco o grupo pequeño. En esta fase es cuando hay que jugar con el marketing de influencers para conseguir que dentro de este foco tengamos a algún influencer que pueda hacer llevar nuestro contenido a más personas.

Fase de contagio: En esta segunda etapa, dependiendo del alcance de la primera, podremos ver hasta que punto ha sido efectivo nuestro contenido y comprobar si el virus viral se está expandiendo. A mayor influencer en la primera fase mayor será el contagio.

Búsqueda de la vacuna: Si se ha logrado llegar a una masa crítica de personas e influencers, sólo queda esperar a que se descubrá la vacuna o el siguiente contenido viral.

Cuáles son los vídeos y contenidos más virales

Aunque la chispa de la viralidad puede saltar con lo que uno menos se espera, sí que tenemos referencias sobre los contenidos que más posibilidades tienen de ser compartidos.

El lado humano: todos tenemos un corazoncito con una fibra sensible; intenta tocar esa tecla y emocionar.

Educativo: otra característica del ser humano es su afán de superación y ganas de aprender. Seguro que hay algo en tu sector en lo que eres especialista, compártelo sin restricciones.

Sentido del humor: Al igual que todos nos emocionamos, también nos reímos. Todo aquello que crea una acción (la risa), genera una reacción (compartirlo).

Reality show: nadie ve los reality shows, pero son los programas con mayores índices de audiencia. Nos gusta ver a la gente real, saber que hay detrás de una empresa, nos gusta ver a las personas reales más que a modelos o actores. Habla en primera persona, graba un vídeo con gente real… Generarás confianza, llegarás más, y esto tiene su recompensa a largo plazo. Y no te olvides de que muchos contenidos virales han nacido de situaciones muy reales, cotidianas y, en  apariencia, simples.

Controversia: reaccionamos ante lo que nos gusta, nos sorprende y nos hace reír, pero también ante aquello que nos desagrada y nos provoca indignación. La polémica también es un ingrediente fuerte de la viralidad. Piensa en Risto Mejide y en su popularidad, no es por su amabilidad.

Y tú, ¿qué es lo que crees que hace que un contenido sea viral? ¿Cuál es el vídeo viral que últimamente más te ha impactado, bien porque te ha emocionado, te ha hecho reír o te ha indignado?

Puede que también te interese:

Deja un comentario