Algoritmo de Google: El grillo

El Grillo: el nuevo algoritmo de Google

Nuevo algoritmo de Google

Por si no teníamos bastante con el Colibrí, el Panda, el Pingüino, y cuando todavía no tenemos muy claro lo de la Zebra (sí,  esto parece la película de Madagascar), coge Google y de repente nos sorprende con el Grillo y da un cambio de tercio a su tropa introduciendo insectos, pero ¿qué es el grillo y a qué afecta concretamente este nuevo algoritmo?

Si has entrado en este post sorprendido por el título, a estas alturas tendrás el pulso acelerado y estarás pensando: ¿cómo que un nuevo algoritmo y yo sin enterarme? o ¡Dios! y ahora qué. Bueno, pues sentimos decepcionarte, o tal vez alegrarte el día, pero que nosotras sepamos Google no ha lanzado un nuevo algoritmo y de momento ya tenemos suficientes con los que hay, el Grillo no existe. Esto sólo era un experimento para ver cuántos lectores llegaban hasta aquí por la curiosidad de saber qué era eso del Grillo. Pero también es algo más que eso.

El caso es que a día de hoy hay blogs que gozan de un mayor seguimiento y credibilidad que los medios de comunicación tradicionales por aquello de que se supone que proporcionan una información más especializada e independiente ¿Pero hasta qué punto podemos simplemente creernos todo lo que leemos y todo lo que circula por Internet?

La verdad que el título de este post llama la atención y yo misma si lo viera en Twitter, entraría rápidamente al contenido para descubrir el nuevo algoritmo de Google. Mas allá de este mini experimento, la pregunta es ¿qué pasaría si un blog con un tráfico ciertamente relevante escribiera un artículo similar que fuera falso? ¿Qué pasaría si nadie desmintiera que ese supuesto algoritmo no existe? Muchas veces nos creemos a pie juntillas toda la información que existe en la red y es algo que deberíamos replantearnos y, por supuesto, cuestionarnos todo aquello que llega a nuestras manos, incluida la información que toma Google como relevante y nos muestra en los primeros puestos de las SERP´s.

Hace pocas semanas pudimos vivir un fenómeno similar con el polémico programa de Jordi Évole  “operación palace”, donde una vez más se demostró el gran poder de los medios de comunicación y lo confiado que en determinado momento podemos llegar a ser los telespectadores. Las personas en general. Y según quién nos lo cuente.

No sólo los medios de comunicación tienen ese poder, en el mundo de la blogosfera también estamos expuestos a sufrir pseudoengaños o a dar por hecho noticias y artículos, sin siquiera plantearnos el porqué.

logotipo de Google

El poder de la blogosfera, los influencers y Google

Google, a pesar de sus avances aún no sabe clasificar la veracidad de un artículo. Si un artículo con información falsa está en un blog o una web que considera importante, que tiene una buena estructura SEO y a la que enlazan muchísimas páginas, Google lo considerará como bueno y no habría ningún tipo de penalización al respecto.

Por tanto, si nosotros realizáramos una búsqueda en Google con criterios similares a los de esa web, en una de esas primeras posiciones se encontraría el artículo relacionado y nosotros (pobres mortales) seguramente daríamos por buena la respuesta  (da miedo ¿verdad?)

Estamos cansados de oír que “EL CONTENIDO ES EL REY”, y esto ha potenciado que cómo estrategia SEO o como estrategia enfocada al marketing de contenidos, cada vez se escriban más y más noticias, artículos o post. ¿Pero cómo saber la veracidad de esos contenidos? ¿Cómo saber que detrás de ese artículo hay una investigación previa? ¿Cómo saber si no es simplemente un artículo elaborado para colar un enlace, sin dar mayor importancia al contenido? ¿Qué responsabilidad tiene el autor? ¿Puede cualquier imbécil escribir sobre física cuántica con tal de colar un enlace?

Hasta la Wikipedia está hecha por usuarios, y si bien es cierto que en la mayoría de los casos existen personas que se encargan de comprobar la veracidad, en otras ocasiones y debido al volumen de datos que se actualizan cada día, pueden llegar a pasar meses o años hasta que alguien se dé cuenta de ello (sí, sigue dando miedo :))

Sin ir más lejos, una de las fuentes más consultadas por los estudiantes es la Wikipedia. ¿Dónde han quedado los “tochos” enciclopédicos que consultábamos no hace tanto tiempo?

Luego está también el tema de los llamados influencers. Todos conocemos dentro de nuestros respectivos sectores a personas que cuentan con una amplia trayectoria con sus blogs o que tienen un gran número de followers y fans. Son personas que tienen el poder de llegar a más personas, pero no olvidemos lo fundamental: son “personas” y no “dioses“, y algo común al ser humano es el derecho a equivocarse. Tengamos en cuenta que una opinión o un artículo hablando de un hecho no es un axioma de fe.

Cómo demostrar que un contenido es veraz

En cualquier caso, como usuarios de Internet (y de fuera de Internet) también es una decisión y una responsabilidad de cada cual el hecho de creerse o no todo lo que lee a pie juntillas y de contrastarlo antes de darlo por cierto y colaborar en su difusión.

Por otro lado, a la hora de demostrar el rigor o la veracidad de nuestros contenidos, hay cosas que también podemos hacer y que realmente no cuestan tanto:

  • Cita las fuentes: si estás dando datos específicos (porcentajes, estudios, ejemplos reales), cita las fuentes y referencia de quién, cómo y de donde has tomado esos datos. Poder completar tu artículo con estudios estadísticos reales o artículos en prensa, también es una buena forma de dar seguridad a tu lector.
  • Investiga: No pierdas la capacidad de investigar y contrastar fuentes, no te quedes con el primer resultado que aparezca, tal vez en dos páginas posteriores exista un artículo mejor o más completo. Busca también en inglés así podrás contrastar datos de otros países.
  • Pruebas: No hay mejor prueba que la experiencia, cuando hablas de algo que tú mismo has experimentado en tu trabajo, en tu vida o a tu alrededor. Si es así cuéntalo y siempre especifica que estás hablando desde tu experiencia. Igualmente deja claro cuándo estás simplemente dando tu opinión. Una cosa es informar, otra opinar.
  • Ejemplifica: Si puedes poner ejemplos reales, de clientes, de otras empresas o propios también será una buena forma de darle más credibilidad a tu contenido.

Pues lo dicho, no perdamos la capacidad de cuestionar las cosas e investigar, de contrastar las fuentes y de asumir que los contenidos que pululan por la red, por muy buena que sea su posición en Google, no siempre tienen que ser axiomas.

La verdad que es un tema que da que pensar, ¿hasta dónde llega el poder de los medios de comunicación, de la blogosfera y de las redes sociales? ¿Cuál es tu opinión sobre este tema?

 

 

 

Puede que también te interese:

36 comentarios

  • Matti 5 marzo, 2014   Responder →

    Vaya experimentó.Yo confieso que he picado y que he entrado directo al post con el corazón en un puño. Increíble el poder de las redes. Muy buena reflexión señoritas

    • isabelromero 5 marzo, 2014   Responder →

      Gracias Matti, la verdad que no pretendíamos asustar a nadie, sólo queríamos probar el efecto de un buen título y como nos afecta la información que pulula en la red.
      Yo también hubiera entrado de cabeza a un post con un título similar.
      Gracias

  • Carlos Herrero 5 marzo, 2014   Responder →

    A mi me extrañaba no haber leído nada y me estaba cagando (con perdón) con todo el esfuerzo que hago en leer por la noche medios de Estados Unidos.

    Me parece un post genial, la curiosidad lógicamente me ha podido y he entrado a leerlo en el momento. Sin embargo esto me parece lo de menos, porque la reflexión que haces sobre la veracidad me parece esencial.

    • isabelromero 5 marzo, 2014   Responder →

      Jajajajaja, pobre a mi me hubiera pasado exactamente lo mismo.
      Como bien dices lo importante es la reflexión del contenido, cada día hay mas artículos en internet y ya no se si será por deformación profesional, pero no paro de preguntarme si no son artículos a la carta para calzar un link. y me da un poco de miedito.
      Gracias por comentar Carlos 🙂

  • Nuria García 5 marzo, 2014   Responder →

    Ay pillinas! También habéis conseguido que pique para ver si era verdad o no que había un nuevo algoritmo!

    Buen experimento chicas, que paséis un feliz día, saludos desde Granada 😉

    • isabelromero 5 marzo, 2014   Responder →

      🙂 Ha sido una pequeña travesura para enlazar con el tema a debate.
      Gracias Nuria:)

  • Maï 5 marzo, 2014   Responder →

    Muy grandes chicas, hoy picaremos todos.

    Me ha hecho pensar en el post de Gaby Castellanos también sobre el “Caso Venezuela” y todo lo que ha circulado por la red. ¡Escalofriante!

    Gracias por recordar a todo el mundo que hay que citar fuentes. Creo que es lo que más trabajo lleva cuando escribes sobre contenidos específicos. Lo veo cuando escribo para temas de salud, no me la puedo jugar sin contrastar datos. No todo es escribir, muchas veces hay cantidad de cosas que investigar.

    Un abrazo enrededaroas!!! 😉
    Maï

    • isabelromero 5 marzo, 2014   Responder →

      Qué te vamos a contar a ti Maider, del tema de investigar para crear contenidos.
      Pensamos en hacer este pequeño experimento para probar lo sensibles que somos a un título o un buen teaser, nosotras las primeras.
      Un abrazo Grande Maider

  • Alejandra Ariza 5 marzo, 2014   Responder →

    Qué grandes son! Hoy si que nos han enredado a todos. Por supuesto también he picado!! 😉
    Me encanta el experimento, pero sobre todo me encanta la reflexión sobre la veracidad, que importante recordar que no siempre debemos creer todo lo que leemos por ahí y que es fundamental empezar a hacer una lectura más crítica e informada.

    • isabelromero 5 marzo, 2014   Responder →

      Hola Alejandra,
      por cierto Enhorabuena por el blog, nos hemos pasado pero aún no hemos tenido tiempo de dejarte un mensajito, queda pendiente.
      Si la reflexión es esa ser más críticos con la información que recibimos y filtrar.
      Gracias por tu comentario, te hemos enredado 🙂

  • Sebastian 5 marzo, 2014   Responder →

    jajajaja…

    Estuve 5 minutos buscando en Google sobre el grillo sin encontrar nada antes de devolverme al artículo y leerlo.

    • isabelromero 5 marzo, 2014   Responder →

      Jajajaja…
      Lo que esta claro que por el grillo de Google nos vamos a posicionar en primera posición. 😉

  • Jeje nos la habéis colao.
    Muy gracioso el post , hay que contrastar fuentes eso es verdad.
    Nos vemos en nada chicas . abrazos! !! 😉

    • Paula Guzman 5 marzo, 2014   Responder →

      Jijijijji de eso se trataba, Silvia, pero hemos avisado enseguida! 😉 un pequeño experimento que, sobre todo, es una invitación a la reflexión.

      Nos vemos en Valencia! 🙂

  • Vozidea 9 marzo, 2014   Responder →

    He picado como un niño al que le dan un juguete nuevo xD

    Hay que creerse un 50% de todo lo que se lee y se ve, incluida la wikipedia 😛

    • isabelromero 10 marzo, 2014   Responder →

      Suscribimos tus palabras.
      Hay que cuestionarse toda la información que llega a nuestras manos 🙂

  • Vero 9 marzo, 2014   Responder →

    La imagen del bicho esta genial 🙂

  • María Barrera 10 marzo, 2014   Responder →

    Primero Orson Welles con la Guerra de los Mundos, después Jordi Évole con su particular 23F y ahora vosotras con el grillo… y es que una llamada de “ATENCIÓN” nunca falla. Buen artículo chicas. Un saludo

  • Noelia Latorre 11 marzo, 2014   Responder →

    Genial el call to action de este post, me ha encantado. 🙂
    Es verdad que Google (aún) no es tan todopoderoso como a veces parece, ya nos gustaría en algunas ocasiones que lo fuera.
    ¡Gracias por hacernos reflexionar chicas!

    Un saludo

    • isabelromero 11 marzo, 2014   Responder →

      Gracias a ti Noelia 🙂
      Queríamos hacer una reflexión sobre la información que corre por internet y su veracidad 🙂
      Genial haberlo conseguido

  • seononimo 12 marzo, 2014   Responder →

    Y desde cuándo una mentira es un experimento genial? Una cosa es el experimento de Jordi Évole o La guerra de los mundos… y otra inventarse un blogpost con un call-to-action FALSO. Esto lo único que demuestra es que el Spam en internet genera clicks. Porque un título de post falseado, es una forma de Spam y Deception.

    • isabelromero 12 marzo, 2014   Responder →

      Cómo no puede ser de otra manera, respetamos tu opinión y agradecemos tu punto de vista.
      En ningún momento el experimento ha sido una mentira, ya que en el primer párrafo lo aclaramos.
      Yo personalmente no lo consideraría SPAM ya que no es un mensaje no deseado, no solicitado o de remitente desconocido en tu bandeja de entrada, es el usuario el que decide hacer clic o no en el enlace. Y de hecho el experimento es precisamente ver hasta que punto la información que corre por la red es veraz o no, y hasta que punto se leen los artículos.
      Nosotras estamos contentas con el resultado, no por las visitas si no por la acogida de los lectores.
      EN cualquier caso, agradecemos sinceramente tu opinión 😉

  • Manuel Cano 12 marzo, 2014   Responder →

    ¡¡Me habéis usado en un experimento!! Oh my God….jajaja.

    Muy buen “Call to action”. Desde luego, siempre os leo, pero he de admitir que me he parado a pensar: ¿en serio? ¿otro cambio de algoritmo?…y yo sin enterarme.

    Muy buen post chicas. Besos sevillanos 🙂

    • Paula Guzman 13 marzo, 2014   Responder →

      No te preocupes, Manuel, no eres el único que ha caído… 😛 Si no del todo, al menos con la duda 😉 Ojo, que nosotras hubiéramos hecho también click rápidamente!

      Muchas gracias! Besos alicantinos de nuestra parte!

  • Javier Gosende 13 marzo, 2014   Responder →

    Genial artículo. Muy agradecido de haber compartido los resultados del experimento.

    Muchas conclusiones interesantes se pueden sacar sobre la secreta fórmula de creación de contenidos virales.

    Un abrazo

    • Paula Guzman 13 marzo, 2014   Responder →

      Muchas gracias, Javier 🙂 Nos alegra que te haya parecido interesante. A nosotras nos lo pareció a la hora de plantear este pequeño experimento.

      Un abrazo!

  • Un pingüino que pasaba por aquí 13 marzo, 2014   Responder →

    Pues yo no me creo eso, dame pruebas xD
    Lo peor no es sólo la información falsa, sino lo escondida que está mucha verdadera e importante.

    • Paula Guzman 13 marzo, 2014   Responder →

      Pues ahí tienes toda la razón… Todo lo que no se cuenta es más preocupante aún. Y así es, por muchas vías de información y comunicación que ahora tengamos a nuestro alcance…

      Un saludo 🙂

  • Cai como la mayoria de los que comentamos aqui. Muy buen post. Lo que comentan me hace recordar al caso de la Noticia del Asesinato del Tio del Lider Koreano arrojandolo a una jauría de perros, que al final resulto ser una broma de un humorista Chino. Lo publico todo el mundo, sin verificar la veracidad! Ayer me paso algo igual con mi web de Noticias, postee un articulo que resulto ser la copia, de la copia y encima estaba tergiversada!

    • Paula Guzman 18 marzo, 2014   Responder →

      Muchas gracias, Adolfo! 🙂
      Si, como bien dices, se trata de contrastar. Internet tiene mucho de bueno, pero también es un coladero y debemos ser responsables tanto a la hora de crear contenidos como de consumirlos y darles difusión.

      Un saludo!

  • Siempre estoy muy al día con cualquier movimiento de Google leyendo medios extranjeros y me he quedado un poco muerta al ver al Grillo en mi Facebook. He pensado, ¿en serio? ¡Pero si estamos con el Colibrí! jajaja

    La verdad es que sí, debemos contrastar SIEMPRE, no solo al leer, sino al generar contenidos.

    • isabelromero 17 marzo, 2014   Responder →

      Hola María Rosa,
      SIEMPRE hay que leer los contenidos antes de compartirnos, y contrastar la información.
      Gracias por tu comentario 🙂

  • Lilian 14 marzo, 2014   Responder →

    Chicas… sois la repera. Al leer el titular me quedé justamente con esa cara de “nuevo algoritmo ¿y yo no me enteré…? raro, raro, raro…”. Por si sirve de algo, piqué a través de Facebook. 🙂

    • isabelromero 17 marzo, 2014   Responder →

      Hola Lilian, 😉
      Hemos sido un poco traviesas, pero queríamos comprobar hasta que punto se leen los contenidos y se contrasta la información.
      Gracias por comentar 🙂

Deja un comentario