Alex Navarro y Carlos Bravo

Cosas que aprender de Quondos como negocio

Aprender de un negocio ajeno: el caso de Quondos

Nos pueden contar mil y una teorías sobre lo que se debe o no se debe hacer a la hora de montar un negocio, pero ¿verdad que es mucho mejor cuando puedes aprender de un caso práctico en vivo y en directo y puedes observar los problemas que van surgiendo y cómo se resuelven o intentan resolver? De esto es precisamente de lo que trata Quondos (bueno, de esto y de mucho más).

Por si aún no lo conoces, Quondos es el proyecto de dos emprendedores natos como son Carlos Bravo y Alex Navarro: ambos se propusieron romper moldes y crear una plataforma desde la que impartir, a partir de sus años de experiencia en Internet, formación relacionada con los negocios y el marketing online de una forma distinta a todo lo que ya había. Sin embargo, hoy no queremos hablarte de Quondos como plataforma de formación, sino de Quondos como negocio, porque creemos que, observando su funcionamiento como proyecto en sí mismo, se pueden aprender también unas cuantas cosas bastante interesantes sobre cómo gestionar el desarrollo de un negocio.

Siempre se puede dar una vuelta de tuerca a todo

Si algo nos llamó la atención de Quondos desde el primer momento fue confirmar que siempre, aunque nos creamos que ya es imposible y que está todo inventado, se puede dar una vuelta de tuerca. El sector de la formación en general, y el de la formación online en particular, está a estas alturas bastante más que saturado, pero Carlos y Álex se sacaron de la manga con Quondos una propuesta novedosa que desde el principio generó una expectación más que considerable.

El poder de una marca personal y de las colaboraciones estratégicas

Mucha “culpa” de las expectativas que ya desde el minuto 1 generó Quondos, antes siquiera de que se supiera muy bien en qué iba a consistir, la tuvo quién estaba detrás del proyecto, más bien quiénes. Tanto Carlos como Álex se habían labrado ya una marca personal y se habían posicionado como referentes cada uno en su campo (blogging y SEO) para muchas personas que desde ya hace años venían siguiendo sus pasos (sus blogs, sus cursos, conferencias, etc.). Si una marca personal es un factor muy potente, en este caso eran dos. Y aquí vamos también a la importancia de las colaboraciones estratégicas: cada uno hubiera podido desarrollar un proyecto como Quondos por separado, pero ya no sería Quondos. Su colaboración estratégica es un valor añadido fundamental para el proyecto a partir de lo que cada uno puede sumar.

Quondos como modelo de negocio

Lean Startup: testear la demanda antes de empezar

El método Lean Startup consiste en reducir riesgos (e inversión) a partir de testear, antes de lanzar el negocio en sí, la demanda que el producto o servicio puede tener en el mercado. Quondos empezó como una landing page muy sencillita que anunciaba muy por encima el lanzamiento inminente del proyecto y cuyo objetivo era la suscripción para recibir más información. La respuesta fue inmediata y ese primer dato ya permitió a Carlos y Álex saber que su proyecto tenía una demanda potencial bastante interesante antes de ponerlo en marcha en la práctica.

La gestión de una comunidad como principal activo

Quondos tiene un gran activo en su comunidad. Se trata de una comunidad exigente, acorde a las expectativas generadas por el hecho de quiénes están detrás del proyecto, pero que nació casi inherente al propio Quondos con un sentimiento de “familia” y colaboración muy difícil de conseguir y que Carlos y Álex desde el principio se esforzaron por cuidar y promover. Mucha gente que está dentro de Quondos así lo dice: la comunidad, y todas sus posibilidades, es uno de los grandes beneficios de formar parte de Quondos.

La gestión del feedback para mejorar y sorprender

Las expectativas eran grandes desde el principio, con lo que Quondos nació ya siendo muy consciente de que su objetivo tenía que centrarse en no defraudar en lo posible esas expectativas. Por supuesto, nunca puede llover a gusto de todos, pero sinceramente creemos que Quondos es un gran ejemplo de lo que representa gestionar el feedback de tu comunidad para intentar mejorar.

Carlos y Álex toman nota de todas las sugerencias y críticas para intentar adaptarse a lo que quieren y necesitan los miembros de Quondos, preparan sobre la marcha nuevos contenidos en base a las peticiones que reciben o las necesidades que detectan, desarrollan nuevas iniciativas y, sobre todo, son transparentes y muy receptivos. Lo dicho, es difícil contentar a todo el mundo al mismo tiempo, sobre todo cuando dentro de una misma comunidad hay necesidades muy dispares, pero desde luego lo que hay que reconocer es que ponen grandes esfuerzos para tratar de conseguirlo.

Delegar funciones y ampliar el equipo

La evolución de Quondos, de como empezó a lo que es hoy, desbordó las previsiones de Carlos y Álex que, en un momento dado, cuando vieron que lo tenían complicado para llegar a todo, apostaron por ampliar el equipo y delegar funciones. No estaba previsto en un principio, pero ese equipo que empezó siendo cosa de dos a día de hoy ya está formado por diez personas de muy diferentes perfiles. Lo más interesante es que, a la hora de delegar funciones, Carlos y Álex han apostado por personas que ya estaban dentro de Quondos como usuarios y que, por tanto, conocían ya el proyecto y lo sentían también como “suyo”.

El guión inicial evoluciona: las nuevas iniciativas

Parece que Quondos tiene siempre un as en la manga y, entre una gran mayoría de los “quonders”, siempre está ese sentimiento de “qué será lo próximo con lo que nos sorprenderán“. Carlos y Álex han hecho evolucionar Quondos por el camino, desarrollando constantemente a su alrededor nuevas iniciativas que ni mucho menos estaban en el guión inicial y que, al mismo tiempo que no dejan de sorprender, hacen que vayan aumentando las expectativas y los niveles de exigencia. ¿Un arma de doble filo?

Bueno, pues estas son algunas de las cosas que hemos aprendido de Quondos, no como plataforma de formación, sino como negocio. ¿Nos aportas alguna más? ¿Hasta qué punto crees que es interesante aprender de negocios ajenos, con lo bueno, lo malo y lo regular?

 

Puede que también te interese:

4 comentarios

  • Pablo 13 noviembre, 2013   Responder →

    Estos hombres son unos cracks. Mucho que aprender de Quondos.

  • Laura Segovia 13 noviembre, 2013   Responder →

    No sé cómo lo hacéis pero a mí que este mundillo del marketing digital y el posicionamiento me traía al pairo, me estoy aficionando y os sigo, más allá de la amistad. Por cierto, nos vemos en “Internet todo lo cambia”!!!!

  • Martín 13 noviembre, 2013   Responder →

    Hay un perfil empresarial que triunfa y otros que no tanto. Yo no era ni soy un conocido de Alex, hace unos meses le escribí y solicité algo, me respondió con lo que podía haberse guardado celosamente, pero no, él me lo dijo.

    Compartir el conocimiento y creer en la sinergia, qué difícil es en este País encontrar quién lo sienta, y es que el valor está en uno mismo, no en una idea materializada, eso ya es el pasado.

    No hace falta que desee éxito a Álex y su equipo, ya lo tienen. Enhorabuena para los mejores!

    Lástima que mi economía no me permita contratarles, pero todo llegará…

    Chao!

Deja un comentario