emprendimiento y vida

Cómo ser emprendedor y sacar tiempo para poner una lavadora

¿Tú también tienes esa sensación de falta de tiempo constante? Yo, hasta cuando estoy en la cola del supermercado esperando para pagar, me invade esa sensación de ¡Oh, Dios mío! (por darle un toque más dramático), ¡estoy perdiendo el tiempo!. También evito ir a la peluquería y otras acciones femeninas cotidianas, espacio las llamadas con mi madre y huyo de los grupos de whatsapp. Cada mañana pienso: hoy terminaré a las seis, haré deporte, descansaré y repondré energía para el próximo día... Tristemente mis buenas intenciones acaban a las 22.30 en el sofá dormitando, sin haber hecho deporte, sin haber sacado un hueco para mi y sin haber puesto la dichosa lavadora :).

Ser tu propio jefe versus trabajar en una empresa

¿Eres empresario, autónomo, trabajas para ti?. ¡Es fantástico! no depender de un jefe, horarios, marcar tu propio ritmo ¿verdad?. Sí, esto suena muy bien pero en ocasiones la realidad es otra.

¿Alguna vez te has sentido culpable por desconectar varios días seguidos del ordenador? ¿Has sentido ese nudo en el estomago como si el mundo fuera a terminar por no mirar el mail? Si es así, no te preocupes, no estás solo. A mi también me pasa, y a muchos compañeros de profesión. Uno de nuestros grandes males es esa dichosa hiperpreocupación o workholismo.

Esta claro que trabajar para otros tiene sus ventajas: tu mes de vacaciones, cobrar tu nómina a final de mes, poder ponerte enfermo sin problemas. Cuando llevas como emprendedor ya unos añitos, es cierto que echas de menos esa sensación de trabajar para otros, y hasta incluso hay ocasiones en las que te planteas dejar todo y comenzar de nuevo como empleado, pero si algo puedo decir, que pese a los inconvenientes esto merece la pena.

el mal del emprendedor

Cómo ser emprendedor y tener vida privada

Fue hace un mes y medio, cuando me di cuenta que estaba tocando fondo. Demasiado tiempo delante del ordenador, de una tarea a otra y levantándome de la cama, como una autómata, directa al trabajo. El cuerpo avisa, de repente descubrí lo que era una neuralgia del trigémino y lo que era pesar 58 kilos (sin hacer dieta). Este fue mi punto de inflexión, esto y el reportaje de conciliación de Salvados, más algunas voces amigas ” y mi lavadora sin usar ;).

No os preocupéis que no es tan dramático como parece. Pero a veces necesitas un toque de atención para darte cuenta que el trabajo no lo es todo, y que si tu mismo no tienes tiempo para ti no puedes dar lo mejor de ti.

Lo que he aprendido

Es posible trabajar de una forma eficaz sin dedicar 14 horas al día. Lo importante es que seas tú quién marca la agenda y no los demás.

Si siempre trabajas en la línea de lo urgente y lo inmediato, no te queda tiempo para la planificación ni para marcar tus objetivos.

La vida personal es la base de todo. Si la base tambalea no podremos levantar los cimientos de nada, ni de una empresa ni de nosotros mismo.

El deporte es fundamental para liberar endorfinas, dejar hueco a la creatividad y trivializar.

El mundo no se acaba por no mirar el mail. Si tu eres tu propio jefe puedes gestionar tu tiempo y esto no es sinónimo de procrastinación si no de sentido común.

Cuando tienes tiempo para ti, para estar contigo mismo las piezas encajan. Hay que sacar tiempo para tomar un café con nosotros mismos y preguntarnos qué tal estamos, qué queremos.

Sacar un hueco cada día para dejar las tareas del próximo día, ayuda a visualizar tu tiempo y tu espacio y hace que el día sea mejor.

Los horarios ayudan, si a las seis se acaba se acaba. No hay que postergar el momento de apagar el ordenador, al día siguiente todo va a estar en el mismo sitio.

“Lo que no dirás en tu lecho de muerte es ‘me arrepiento de no haber trabajado más‘” (extracto del programa Salvados)

Las lavadoras no se ponen solas. 🙂

Con quién he aprendido

Antes de terminar tengo que dar las gracias a varias personas que me han ayudado a entender que es posible combinar la empresa con tu vida, el deporte, los amigos, la pareja y la lavadora. Así que un GRACIAS con mayúsculas a:

  • Maider: Por esas conversaciones que duran horas, que son como un bálsamo y me hacen ver que en este camino no estamos solos. Acabaremos montando un huerto ecológico en algún lugar del norte.
  • Victor Campuzano: Otra persona que me ha enseñado mucho sobre esto de optimizar el tiempo, la vida personal y las nubes negras, siempre con una sonrisa.
  • Los chicos de Mas y Mejor: Qué con sus increíbles consejos han logrado hacer que cambie mi perspectiva y saque un ratito cada día para mi. Al final van a hacer que sea una emprendedora de alto rendimiento.
  • Jorge Gonzalez: El ejemplo de emprendedor y trabajador al mismo tiempo. Transmite sus ganas de aprender y colaborar, así da gusto.

Me ha salido la parte sensible, pero en esos momentos en los que quieres tirar la toalla hay muchas personas off line, de carne y hueso, que te ayudan a entender que esto merece la pena. Aunque nadie dijo que fuera a ser fácil.

Espero haber aportado mi granito de arena para que sepas que es posible sacar tiempo para poner una lavadora, dar un paseo o simplemente estar tumbado en el sofá por muy emprendedor que seas. Dejemos a un lado esos agobios o presiones innecesarias que al final sólo te frenan en lugar de hacerte avanzar.

Puede que también te interese:

41 comentarios

  • Corta por lo sano: cambia el reloj por la brújula.

  • Vannesa 30 marzo, 2016   Responder →

    Wuoo
    Isabel me e sentido tan identificada con tu artículo que hasta e bajado la velocidad para leerlo! Creo que hoy es noche de cine …a dejar la computadora un rato
    A propósito tienes alguna app q te ayude a bajar la velocidad o ser mas eficiente?

    • Isabel Romero 30 marzo, 2016   Responder →

      🙂 No estas sola Vannesa, pero tenemos que bajar el ritmo sí o sí.
      Yo uso algunas herramientas como:
      Boomerang—> programo los mails, aunque mande a un cliente algo a las doce de la noche a mi cliente le llega a las ocho de la mañana. Así separo el tiempo laboral del personal y acostumbro a los clientes a un horario.
      Planificación–> Llámame clásica, pero el tema agenda de un día para otro a mi me funciona. También he cogido el modelo de Isa y Juanmi (Mas y mejor) de generar calendarios semanales incluyendo el tiempo de ocio y deporte.
      Ánimo que podemos gestionar nuestra vida laboral y personal.
      Un abrazo

  • Nuria Cámaras 30 marzo, 2016   Responder →

    ¡Hola Isabel!

    No puedo estar más de acuerdo con lo que dices en el post. Y ya si tienes perro, como es mi caso, parece que el tiempo se evapora. Es la sensación permanente de “necesito más horas en el día”.

    Pero lo triste es que si el día tuviera más horas las ocuparíamos trabajando.

    ¡BASTA!

    Yo me he convertido en una adicta al email y llevo una temporada que trabajo los fines de semana. Es más, esta Semana Santa pretendía estar de vacaciones y ahora que se han terminado siento que no he desconectado. No he dejado de contestar emails y eso al final no es una desconexión. Si trabajas por cuenta ajena y coges vacaciones no miras el email del trabajo ni por asomo. Esa es la mejor prueba de que trabajar por cuenta propia no es tan fácil.

    Y todo eso pasa con los proyectos de otros que tú gestionas, pero luego tus proyectos propios tampoco se mantienen solos…En fin, un no parar.

    Lo triste es que soy consciente de ello. Pero mira, leyendo tu post me voy a poner seria y voy a intentar sacar más tiempo para mí y para los míos 😉

    PD: A ver si coincidimos en algún evento, que creo que tenemos bastantes cosas en común jaja 😉

    • Isabel Romero 30 marzo, 2016   Responder →

      Hola Nuria, sí a ver si coincidimos y nos tomamos un café o una cervecita modo trabajo off.
      Yo también tengo perro, y lo triste era que hasta cuando estaba paseando a mi perrucho estaba pensando en trabajo y esto no puede ser.
      Desde que estoy sacando tiempo para mi me doy cuenta que soy más productiva, me surgen ideas caminando y parece que mi mente agradece esa desconexión.
      Nuria, como bien dices ¡BASTA!. Hay que ponerse horarios y cumplirlos, el mundo no se va a acabar y nos ayudará a hacer mejor nuestro trabajo.
      Un besazo y tenemos pendiente un café

  • Víctor Campuzano 30 marzo, 2016   Responder →

    Hola Isa!!!

    Ains, que identificado me he sentido en el post (y no porque haya visto que nombre, ya sabes). Que sepas que algunos trabajamos por cuenta ajena y también tenemos esas sensaciones, se llama autoresponsabilidad combinada con libertad horaria… jajajaja.

    El caso es que, seamos emprendedores o intraemprendedores, tenemos que enfrentarnos al reto de romper con la cultura que nos han metido desde pequeños (trabaja más, trabaja más) para ir cambiándola a “trabaja mejor, trabaja mejor” hasta, finalmente, conseguir el “Más y Mejor” (guiño para Isa y Juanmi). Tu ya me entiendes.

    Yo estoy en la misma fase que tu, he llegado a tocar fondo y empiezo a ver los beneficios de tomarte tu tiempo, de pensar en ti y no ser un esclavo del reloj. Creo que has dado un gran paso y espero que podamos andar el camino juntos. (Suena ñoño, pero es que he dejado de fumar).

    En fin, pues eso. ¡Me mola la nueva Isa! 🙂

    • Isabel Romero 30 marzo, 2016   Responder →

      No se si nueva Isa, de momento en proceso 😉
      Llega un punto que tienes que dar un golpe en la mesa y enfrentarnos con nosotros mismos. Tienes mucha razón en eso de los cliches aprendidos como “trabaja más”, “sin trabajo no hay recompensa” etc… Yo desde luego creo que tengo que desaprender lo aprendido en muchas ocasiones.
      Espero que me dure mucho esta sensación de tener hueco para mi y las cosas sigan fluyendo. Lo bueno de todo esto y de los compañeros como vosotros es que vamos aprendiendo juntos.
      ¡Enhorabuena por tu súper Goal de dejar de fumar! a ver si también me uno al club de ex-fumadores.
      Un abrazo apretao

  • Isa 30 marzo, 2016   Responder →

    Hola tocaya!!

    Me alegro mucho de que hayas conseguido superar esa “crisis emprendedora” y por fin hayas podido poner la lavadora jeje

    La verdad es que eso de sentirnos quemados y que trabajamos demasiado es algo que nos pasa a menudo a los emprendedores, y hay que estar atentos…

    Gracias por la mención. Nosotros solo te dimos un empujocinto, el resto ha sido cosa tuya 😉

    ¡Un abrazo!

    • Isabel Romero 30 marzo, 2016   Responder →

      Hola compañera¡
      Bueno aunque haya sido un empujoncito me ha venido muy bien. A veces necesitas que desde fuera te zarandeen para darte cuenta de como estás.
      Intuyo que este será el principio de muchos más empujones.
      Un abrazo fuerte Isa

  • Maïder 30 marzo, 2016   Responder →

    Recuerdo enviarte hace poco un mensaje y decirte que este año todo va a cambiar y sigo pensando que aunque hayamos tocado fondo así va a ser (y ya lo estamos demostrando, pero sin ponernos fechas. Todo irá llegando).

    Coincido mucho con lo que dice Víctor sobre la responsabilidad. Llevo varios días pensando en cómo nos han educado y en la idea tan errónea que tenemos de que si quieres emprender tienes que sufrir. Nadie dice eso. De hecho, al principio muchos emprenden por conseguir todo lo contrario. Quizás es que a mí me pilló de sorpresa, no lo planeaba y se me fue de las manos ya el primer año hasta ahora. No lo sé. Sea lo que sea, saldremos de esta etapa y pronto viviremos mejor. Sin remordimientos y sin sentirnos mal porque nos hemos tomado el día libre. Porque yo lo único que tengo claro es que no quiero seguir con esta rutina tan viciada.

    ¿Cuándo nos ponemos con el huerto? Para empezar solamente necesitamos las ganas de estar en contacto con la naturaleza, un poco de dedicación y regar a diario. Solo de pensar en esos tomates sabrosos que pueden salir de ahí me vuelvo loca.

    Un beso enorme para las dos y a por más tiempo de disfrute.
    Como dice Jerby a cambiar ese reloj por la brújula.

    Maïder

    • Isabel Romero 30 marzo, 2016   Responder →

      Se me ha hecho la boca agua pensando en esos tomatitos:).
      De momento estamos en camino y en fase de abono para ese huerto.
      Nos queda mucho año por delante. Así que en lugar de venirnos abajo por los propósitos no cumplidos, pongámonos manos a la obra para conseguirlos antes de las campanadas de fin de año.
      Yo también me planto, no quiero seguir con esta dinámica. El simple hecho de haber escrito este artículo me ha venido muy bien, lo que no sacas se queda dentro ;).
      Un abrazo grande mi polita Mai

  • Hola guapa!!

    Ayyyy que casi se me escapa una lagrimita y todo!!
    Cuando te conocí te dije que tu sonrisa me daba un buen rollo tremendo y no me he equivocado 🙂
    Ayudarte con nuestro granito de arena es algo que nos emociona.

    Como bien dices, una de las claves para empezar a ser más productiva es coger el control de tu día.
    Salir de la AOP ???? (Agenda de Otras Personas).

    A nosotros nos encanta tener una foto de nuestro día y semana estándar, y reservar cada bloque de tiempo para tareas específicas. Digo “día estándar” porque evidentemente no siempre puedes cumplirlo. Hay veces que estás de viaje, fuera de casa y toca adaptarse. Pero fuera de eso, para nosotros la planificación es básica. Esto nos hace tener claro el tiempo que tenemos disponible al día y no cargarnos con más cosas de la cuenta.

    Lo dicho, a seguir cada día Más y Mejor 🙂

    Un abrazo enorme y nos emos este Viernes!!

    • Isabel Romero 31 marzo, 2016   Responder →

      Ay¡ qué cosas más bonitas me dices. Qué soy de lágrima fácil 🙂

      A mi lo que más me gusta de Más y Mejor es que predicáis con el ejemplo. Me parece fundamental para enseñar productividad que quién te da los consejos se los aplique. El Calendario maravilloso de planificación de tareas y tiempo libre me ha encantado y por supuesto salir de AOP también.

      En teoría son cosas que se supone que todos sabemos, pero como dice Javi cuando te metes en la rueda del hamster no ves más allá. Sólo puedo decir gracias Juanmi, me queda mucho por aprender.

      Un abrazo grande

  • Javi 30 marzo, 2016   Responder →

    + 1000 a tu post.

    Entiendo perfectamente lo que dices… Yo estoy más que harto del estress como compañero de viaje.

    Si tu has descubierto la neuralgia del trigémino yo he descubierto lo que son los acúfenos… Y no molan nada.

    Cuando empecé mi proyecto tenía claro que mi objetivo era disfrutar más de mi tiempo y de mi vida, no lo contrario.

    Pero empiezas como un hamster en una rueda y no sabes parar… hasta que revientas o la rueda se jode,

    Yo voy a mejorar. Si o si..

    Este año me he puesto horarios, estoy aprendiendo a decir no y hace un mes he quitado de mi móvil todas las aplicaciones salvo guasap y el navegador de correo.

    Aunque lo que realmente importa es un cambio de actitud: La prioridad debe ser uno mismo y su vida personal por encima de todo. No hay nada más importante.

    Eso es lo que hay que poner en práctica.

    Estoy seguro que lo vamos a conseguir.

    Javi

    P.d. Me uno a ese huerto 😉

    • Isabel Romero 31 marzo, 2016   Responder →

      Estoy 100% de acuerdo contigo que lo principal es tener ese cambio de actitud.
      Aquí yo la pequeña hamster, cuando rompí la rueda fue cuando reaccione y genere ese cambio de actitud. No digo que ahora no tenga días de estrés pero estoy aprendiendo a gestionarlo. 🙂

      Por cierto he tenido que buscar que eran los acúfenos :O, espero no conocerlos de cerca que con lo del trigemino fue suficiente.

      PD: #proyectohuerto lo veo. Un abrazo Javi

  • Hola Isabel,

    Gracias por el post. Yo acabo de tender una lavadora ;). Me siento plenamente identificada con lo que cuentas y con la necesidad de ser un poco “cuadriculado” en cuanto al horario. La flexibilidad, quizá se está convirtiendo en nuestra propia esclavitud y al final nos pasa factura.

    Mi experiencia, es que casi he convertido el trabajo en casa como si fuera por cuenta ajena y de momento no va muy mal, Suelo caminar antes de trabajar durante una hora, e incluso hago una pausa a media mañana para tomar un café con mi “chiripitiflaútica” y aprovecho para poner esa lavadora o hacer otras cosas personales. Suelo mi pausa para comer y las tardes son un poco más flexibles.

    No siempre puedo, porque algunos de mis clientes no pueden por suhorario de trabajo, pero en la medida de lo posible, no trabajo los fines de semana e intento terminar antes de la siete. Los días en los que no me sale nada y miras al ordenador como abducida por averno, he aprendido a perder el tiempo y apagarlo.

    Siento el rollo, muchas gracias por poner voz.
    Un saludo.

    • Isabel Romero 31 marzo, 2016   Responder →

      Hola Belén,

      Me siento muy identificada también con los días que estas sentada delante del ordenador y sólo ves pasar el tiempo. Como bien dices lo mejor es desconectar, hacer otra cosa y buscar a las musas en otra parte. El proceso de creación e inspiración muchas veces desaparece precisamente por estar sentado delante del ordenador, y en nuestro trabajo hace falta inspiración.

      También me quedo con tu frase de ” La flexibilidad se ha convertido en nuestra propia esclavitud”, me la guardo. Yo por eso intento poner horarios aunque sea adaptado al de mis clientes. Si un día tengo un Skype a las ocho de la tarde empiezo a trabajar más tarde y así aprovecho la mañana para otros quehaceres, incluido la lavadora ;).

      Un abrazo grande Belén y gracias por compartir tu experiencia 🙂

  • Carlos 30 marzo, 2016   Responder →

    Me ha encantado el post. Totalmente identificado.

    Lo que para algunos puede llegar a ser una crisis en realidad es el día a día del emprendedor medio. Lo malo es que nos gusta tanto lo que hacemos que en ocasiones nos olvidamos que hay cosas más importantes que “trabajar”.

    Con el tiempo te das cuenta que hay que parar a pesar de querer seguir, practicar deporte, pasar tiempo con los seres queridos… Hay tiempo para todo hasta que ya no lo tienes. Tenemos que aprender más a disfrutar del momento en vez de pensar que nos estamos perdiendo algo.

    Haremos un esfuerzo. No será fácil… 😉

    • Isabel Romero 31 marzo, 2016   Responder →

      🙂 Sabía que te ibas a sentir identificado, compañero de fatigas.

      También tengo que darte las gracias a ti, que contigo he aprendido muy de cerca como es la vida de un emprendedor natos con ideas constantes. Tu motivación por el deporte es inspiradora y al trabajar de cerca contigo se contagia.

      Lo que yo no se como haces es llevar una familia con 3 hijos, tu empresa, clientes y deporte. Como bien dices hay tiempo para todo hasta incluso para seguir aprendiendo.

      Venga que este año lo logramos 🙂

  • Hola Isabel,

    Me ha encantado el post 🙂

    ¡Muchas gracias también por la mención y por el enlace! Ya sabes que yo paso un poco del SEO, pero si algo aprendí de Álex Navarro hará ya unos añitos es que los enlaces cuentan 😉

    Posts como éste hay pocos en la blogosfera hispana, así que te felicito porque contiene muchos de los ingredientes que a mí me parecen fundamentales para que un blog realmente sobresalga del resto:

    1.- Hablas de tu experiencia real: algo básico pero que hoy en día hacen muy pocos bloggers.
    2.- Expones una parte “no bonita” del “maravilloso mundo” del emprendedor por Internet: sí, hablar de lo bueno y de lo malo es lo que ayuda a que tu audiencia aprenda y crezca contigo. Para hablar de “los mundos de Yupi” ya tenemos Instagram, ¿verdad?
    3.- Das posibles soluciones al problema.
    4.- Te “desnudas” ante tus lectores y muestras facetas de tu vida, tanto personal como profesional.
    5.- Emocionas.

    Así que: ¡OLE TÚ!

    No sé si este post servirá mucho para el SEO, o para captar leads, o para lo que sea, pero desde luego quien acabe leyéndolo aprenderá un montón de cosas, y eso hoy en día no tiene precio: tanto para el lector como para la blogger (tú).

    En cuanto a mí, si te sirve lo de “mal de muchos, consuelo de tontos”… pues eso: que estoy mucho peor que tú y que los cracks que citas por aquí, así que tranquila, que yo seguiré despacito vuestros pasos y vuestras mejoras, me alegraré un montón de que os convirtáis en emprendedores de alto rendimiento, y yo haré “mis pinitos” a mi ritmo para evitar que este tsunami llamado Internet acabe destrozando todas las facetas de mi vida.

    ¡Un beso!

    • Isabel Romero 31 marzo, 2016   Responder →

      Hola Jorge 😉

      La verdad que este post ni esta optimizado para SEO, ni para captar leads ni nada de nada. Mira que a veces me curro mega guías de SEO y trabajo días y días en escribir un artículo, pero este artículo ha sido fluido. Pensé que una bitácora no es sólo un cuaderno de consejos de Marketing Online y SEO, que también es importante que se sepa como vivimos los autores que estamos detrás del blog.

      Yo ya estoy harta de Tsunamis y días interminables, así que gracias a vosotros he empezado a dar los primeros pasitos. No quiero ser una crack del SEO o una influencer del online, quiero vivir de lo que me gusta y tener tiempo para disfrutar.

      Un abrazo y mil gracias por tu comentario Jorge

  • Concha Motta 31 marzo, 2016   Responder →

    Excelente artículo ¡¡¡, parecía haberlo escrito yo misma, pues es lo que me invade cada día… horas de trabajo y pocos resultados, sensación de no dar más de sí, y de que por mucho que hagas…. nunca llegarás a todo ¡¡
    Lo bueno es saber identificar dónde está el problema para cortar por lo sano.
    Enhorabuena por tu blog y sigue enredando, que nos encanta ¡
    Desde El Cielo de Los Perros y Animalzon.es,
    ^^ un saludo ^^ y A D E L A N T E 😉

    • Isabel Romero 1 abril, 2016   Responder →

      Gracias Concha por tu comentario y por compartir tu experiencia de primera mano. Esta claro que no podemos llegar a todo, no somos super héroes o heroínas de Marvel. Como bien dices tenemos que encontrar cual es el problema y muchas veces tiene que ver con hábitos adquiridos en el pasado, o incluso con temas educacionales…. Lo bueno es darnos cuenta de que algo no funciona.

      Un abrazo y ADELANTE 🙂

  • Luca 31 marzo, 2016   Responder →

    Yo también estoy con neuralgia del trigémino..! Duele verdad? Me las de vez en cuando, y por eso nunca tomó la iniciativa de ir al dentista (quien en su sano juicio quiere ir al dentista?) Por curiosidad, como lo resolviste?

    Es duro lo que cuentas cuando eres emprendedor/a. Pero si eres “simplemente” un autoempleado, es al
    mismo tiempo duro y triste…

    También espero aprender algún día a desconectar, pero para eso necesitaría desprenderme de mi smartphone, y no creo que eso sea posible, ya lo tengo incrustado en la mano 😉

    • Isabel Romero 1 abril, 2016   Responder →

      Bufffff la neuralgia del trigémino es mortal. La mía fue post-herpética (para darle más dramatismo al asunto ;)). Solución tomando antibióticos y corticoides se fue, espero que no se repita…

      Luca tienes que intentar apagar el móvil de vez en cuando, o como dice Javi quitarte todas las aplicaciones que puedan desviar tu atención. Seguro que superamos esta crisis de emprendedor.

      Un abrazo grande y ánimo

  • Ana 31 marzo, 2016   Responder →

    Hola Isabel,
    Es increíble, es como si contarás mi historia. El tiempo no da para nada. Y cuando lo compaginas con trabajo por cuenta ajena para qué contar, cómo acabas!! Con la cabeza a presión que a veces creo que alguien se va a dar cuenta que salen burbujitas. No sabes hasta que punto te entiendo, ir al súper se convierte en misión imposible.

    Intento organizarme adelantándome para conseguir llegar. Sobre todo cuando se junta con rachas de trabajo fuerte, en el de cuenta ajena.

    Lo que pasa es que soy tan cabezona que no oigo al cuerpò que dice, oye, para un poquito que te estás pasando. A eso le llamo que has dejado de fluir, de mirar alrededor, vas como un autómata con palas de cosas por hacer. Hasta que llega ese día, en que te salta el aviso, no te queda otra que parar y ahí es cuando te replanteas muchas cosas.

    Gracias por recordarme que hay que tener tiempo para uno mismo. Cada vez que me olvido vienen los problemas.
    Saludos

    • Isabel Romero 3 abril, 2016   Responder →

      Ana yo he desarrollado un sistema de listas de Mercadona online. Si veo que la semana va a ser complicada, lista al canto, prefiero pagar 6€ y evitar el supermercado. ¡Qué locura!

      Respecto a lo de escuchar a nuestro cuerpo, si no tenemos pausa es complicado que podamos escuchar lo que nos dice, aunque nos este gritando a voces. Mi momento de deporte es lo que a mi me esta ayudando a tener una conversación con mi carcasa, así que te lo recomiendo 100%.

      Lo bueno es que entre todos nos recordemos que el tiempo para nosotros es imprescindible, aunque se nos olvide de vez en cuando.

      Un abrazo grande y ánimo Ana.

  • Pablo 31 marzo, 2016   Responder →

    Hola enredadas!
    Antes del día 30 de marzo me miraba al espejo y veía a un tío estresado, fatigado, agobiado….No sigo,jejeje
    Ahora me miro y veo este post.
    Y seguro que pronto veré a otro tipo (espero que más guapo,jajajaja)

    Gracias por contar tu experiencia y ser tan cercana con tus lectores. Y por emocionarnos con una redacción tan sincera, real y esperanzadora. Sube mucho el ánimo, la verdad

    Además estoy doblemente alegre porque he vuelto a recibir vuestros mails en mi correo 😉

    • Isabel Romero 3 abril, 2016   Responder →

      Gracias a ti por seguirnos de cerca. Ya tocaba volver a enviar mails a los que estáis ahí semana tras semana, el estrés no puede hacer que nos olvidemos de lo importante.
      Si sigues con esa progresión de aquí a verano vas a ser todo un super héroe 🙂
      A desestresarnos y a seguir andando con optimismo y tiempo para nosotros mismos.

      Un abrazo grande

  • Randy 1 abril, 2016   Responder →

    El simple hecho de pensar que me han escrito un correo y están a la espera de mi contestación no me permite vivir tranquilo sin mirar mi correo, tengo que aprender a lidiar con esto :S

    • Isabel Romero 3 abril, 2016   Responder →

      Sí, Randy hay que aprender a gestionar esto. Piensa que a ti tampoco te responden inmediatamente a los mails ¿no?. Poner límites no es malo, de hecho yo creo que incluso genera relaciones más sanas con los clientes.
      Un abrazo y gracias por pasarte por aquí

  • Es una interesante paradoja como muchos de los que emprenden (yo mismo) lo hacen huyendo de una prisión laboral para terminar en una carcel de la que son directores, alguaciles, presos y hasta el tipo viejo que en las pelis americanas lleva el carrito con los libros.

    WTF!!

    La carcel es menos carcel cuando es nuestra?

    En verdad sigue siendo carcel… Diferente, pero cuando se nos va la cabeza con el nivel de trabajo y exigencia puede hacernos flipar y mirar al pasado a la etapa de la nomina y el cerrar SI o SI a las 7 como algo que no era tan malo… El jere no era tan tan tan capullo… Jajajja

    Yo llevo en modo “notengotiempopana” desde 2011.

    Alguien que lleve más que arroje algo de luz… ¿En algun momento logramos cambiar ese reloj por la brújula del ocio y el tiempo para practicar LA NADA? (Grande Jerby)

    ¿Existe alguna vacuna para dejar de ser un tanto workaholic o como carajos se escriba?

    Yo me reservo los espacios de tranquilidad, pero también un poco obligandome a ello.

    El telefono se apaga el solito a las 22:00.
    Las aplicaciones de redes sociales y mail las tengo en una carpeta titulada: “solo una 1 al dia Kabron…”

    Pero vamos, que si uno no se pone limites y truquis… nos vemos en el autocanibalismo de nuestra propia vida en un abrir y cerrar de ojos.

    A donde vamos a llegar a parar? Tener que aplicar la autodisciplina para tener tiempo para perrear y no hacer ná jajajaja

    Gracias por esa reflexion en alto.

    • Isabel Romero 6 abril, 2016   Responder →

      Me he reído leyendo tu comentario y el nombre de tus carpetas en el móvil. ¡Qué grande Jorge!
      Leer tu reflexión hace que me siga sintiendo identificada con cada una de tus palabras y la reflexión de la autoprisión.

      Ójala que alguien nos pudiera decir, tienes que hacer esto o dejar de hacer etc… pero creo que somos nosotros mismos los que tenemos que obligarnos y generar también rutinas de desconexión.

      Un abrazo y gracias por compartir tu experiencia con nosotros

      • Jorge Jimenez 6 abril, 2016   Responder →

        jajaja si si.
        Lo que pasa es que a veces me salto la norma.
        Como en PayPal cuando hacia “compra-terapia” hace unos años.
        El pass era:
        “jorgedejadecomprargilipolleces”
        Saludos para las 2!!

  • Borja Gómez 8 abril, 2016   Responder →

    ¡Hola Isabel!

    Me he sentido bastante identificado con muchas de las cosas que has contado en el artículo y también me ha hecho reflexionar. Como muchos de los que trabajan por cuenta propia, tenemos esa sensación de libertad que al final -por unas cosas o por otras- nunca utilizamos. Y ese “por unas cosas o por otras” muchas veces viene de fuera pero en una gran parte también lo hace desde dentro. Siempre hay cosas para hacer o por mejorar y como uno mismo no diga ‘¡Stop!’, puedes hacerte viejo delante del ordenador o con el móvil en la mano mientras los días van pasando por la ventana.

    Espero que la cosa haya ido a mejor después de lo que has vivido. Un abrazo!

  • javier 4 mayo, 2016   Responder →

    gracias por compartir con nostros,este gran articulo

Deja un comentario