Cómo es tu empresa en redes sociales

Ser, estar o aparentar: ésa es la cuestión

Empiezo el artículo con estos tres términos que, aunque a priori pueden parecer similares, tienen connotaciones que marcan la diferencia. Marcar la diferencia es lo importante, empresas hay muchas y en redes sociales las páginas de fans y las cuentas de compañías y pymes se han triplicado desde el boom de la redes sociales. Ahora bien, ¿tu empresa está en redes sociales, es una empresa 2.0 o simplemente aparentas y tu empresa se ha sumado al postureo social media?

Eres una empresa 2.0

Ser: Para afirmar del sujeto lo que significa el atributo (RAE)

Si la definición de la RAE es correcta, ser una empresa 2.0 significa ser una empresa volcada en el cliente, que pretende generar comunidad, que realiza una escucha activa de sus seguidores, que comparte contenido de calidad y que, por supuesto, tiene en cuenta objetivos y métricas para mejorar y analizar qué funciona, qué no funciona y qué es lo que necesita el usuario.

Si el atributo es 2.o estos tipos de empresa tienen una estrategia definida tanto para el on como para el offline, y se preocupan y cuidan todos sus canales con una presencia activa en los mismos. En definitiva, tratan el mundo online como si de su propio negocio físico se tratase, invierten en él y se encargan de contratar a profesionales del sector o de dar la formación correspondiente a su propio equipo.

Estas empresas no construyen su identidad 2.0 como un mero complemento, o para presumir de quién la tiene más larga (me refiero a la lista de fans ¡malpensados!).

Si éste es tu tipo de empresa ¡enhorabuena! Seguro que marcas la diferencia y eso es algo que te hará único, independientemente del número de seguidores que tengas.

Estás en redes sociales

¿Has visto Walking Dead? Bueno, si no sabes de qué hablo, es una serie de zombies o “caminantes” (como así los llaman en la propia serie), personas que no son personas y que deambulan por las calles buscando alimento (carne humana). Hay miles, cientos de ellos, pero ninguno es un protagonista de la serie ni destaca por nada en particular, simplemente están, a cada cual más feo, pero daría igual si fuera uno u otro.

¿Es tu empresa un zombie del mundo online? ¿Daría igual que estuvieras o no? ¿Qué has conseguido con tu estrategia online, o no la tienes? ¿Tienes tráfico de calidad que convierte en una acción concreta? Si no sabes responder a estas preguntas o has contestado que si a las dos primeras, tu empresa simplemente está en redes sociales o en internet, pero es un actor secundario de la película o tal vez un simple figurante.

El problema radica en que has oído que hay que tener una página web en la cual seguramente has invertido una pasta, también sabes que lo del Facebook es interesante y si me apuras Twitter. Una vez ya tienes esto cubierto, sabes que estás en “el internet” y fin de la historia. Estás porque “tienes que estar”. O eso te han dicho.

Si tu estado es “estar”, ya que has dado el paso inicial deberías intentar cambiar al estado “ser 2.0” y descubrir realmente qué es eso que el mundo online puede aportarte con esfuerzo y estrategia (clientes, rendimiento económico, branding…). Tal vez finalmente te des cuenta de que tu empresa de bordado no tiene cabida en internet y que simplemente quieres una web corporativa o estar dado de alta en Google Places para que la gente te encuentre, pero sea como fuera merece la pena ver si el cambio te reporta algo positivo.

empresas 2.0

Aparentas estar en redes sociales

El estado entre “ser 2.0” y entre simplemente “estar” es esta tercera opción: “el postureo social media” o “el aparentar”. ¿Estás en el mundo online simplemente porque tu competencia también está? ¿Has abierto cuentas en redes sociales porque te han dicho que hay que estar? ¿Has invertido en un diseño super chulo y has contratado la web más cara del mundo mundial? ¿Has reaprovechado a uno de tus trabajadores de Marketing o del departamento de informática para que te lleven las redes sociales?

Si éste es tu caso, no estás de suerte: tu empresa es de esas que aparentan, pero que finalmente se acaban convirtiendo en una empresa Walking Dead.

Invertir en recursos profesionales para este tipo de áreas te da picores de sólo pensarlo: total, para subir 4 fotos a Facebook no voy a contratar a nadie (en cambio, te has gastado más de 5.000 € en la web). Un caso que podría asemejarse es la persona que se compra un Porsche y lo deja aparcado en su garaje ya que no puede conducirlo.

Tener una buena apariencia en el mundo online es muy importante, pero el contenido (el motor del coche) lo es aún más. Al final no es una cuestión de apariencia para ser igual que mi competencia, es una cuestión de estrategia y objetivos. Si se entendiera el canal online como una inversión, sería la mejor forma de poder obtener beneficios, por supuesto sin olvidar al cliente. Pero a menudo esta inversión se subestima…

¿Tú que piensas? ¿Cómo valoras la diferencia entre SER, ESTAR y APARENTAR dentro del 2.0?

Puede que también te interese:

2 comentarios

  • Matti 23 mayo, 2014   Responder →

    Me he reído mucho con este artículo

    • Paula Guzman 23 mayo, 2014   Responder →

      Objetivo conseguido, Matti. Eso siempre viene bien 😉

      Feliz fin de semana!

Deja un comentario